169.- Puta guerra

Puta guerra es un cómic realizado por Jacques Tardi, publicado por Norma Editorial en 2010, donde se da una visión descarnada, esto es, real, de lo que ocurrió en la Gran Guerra, que luego se llamaría Primera Guerra Mundial. Son muchas las cosas que quedan por decir de este matadero al que fueron enviados como carne de cañón millones de europeos, enfermos de nacionalismo “vendido” desde el poder, con la ayuda de la escuela y la iglesia (como se muestra en la viñeta adjunta). Para valorar os dejo un trabajo de una alumna, N. Jiménez, que creo que da una visión muy coherente de muchas cosas al analizarlo: “…y soldados engañados con falsos conceptos para que lucharan en una guerra que no era la suya”.

LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL, SEGÚN EL COMIC “PUTA GUERRA” DE J. TARDI
N. Jiménez

La visión que nos da el autor de este comic, en una visión desde las trincheras a través de los ojos de un soldado francés. Y aunque está muy bien documentado respecto a datos, fechas y lugares, se centra en una realidad que no suele aparecer en los libros de historia; nos muestra cómo fue para todos esos soldados la guerra, cómo la vivieron, cómo murieron y (bajo mi punto de vista) como fueron engañados con falsos conceptos para que lucharan en una guerra que no era la suya.

La guerra comienza por las tensiones generadas entre varios países. Estas tensiones provienen del crecimiento de la industria, el comercio y de las colonizaciones. Esto se puede traducir como: “la guerra comienza gracias a la avaricia y a la codicia de los gobiernos que quieren predominar sobre el resto”. Pero además, no es que el conflicto sea entre países débiles que quieren defenderse del acoso de los fuertes. Son los más fuertes los que pelean por ser las potencias más poderosas, lo que viene a ser que les molestaba la competencia. Este parece ser el glorioso motivo por el que enviaron a su pueblo a morir. Por eso entiendo que esta no era la guerra de los que lucharon en ella.

(Lo que aparece en negrita-cursiva son frases o conceptos sacados del comic)

La escuela pública y la iglesia hacían propaganda de la guerra. La escuela pretendiendo formar futuros soldados (por si acaso) e inyectando en vena el “amor a la patria”. En cuanto a la iglesia, alegaba que Dios estaba conforme con aquella guerra y que además era necesaria…..  Supongo que el “amaos los unos a los otros como yo os he amado” y el “no matarás” no están vigentes cuando a Dios le apetece jugar al Risk con los seres humanos. O, a lo mejor, no es Dios el que dice tales cosas, si no cierta institución con ciertos intereses, que junto con los de la escuela (promovidos desde el gobierno), pretenden educar ciudadanos obedientes dispuestos a dar la vida.

Otro punto que refleja el comic es que, casualmente, los soldados eran gente obrera, que se vieron empujados por la “madre patria” a luchar. Al final, el pueblo moría mientras sus gobernantes decidían plácidamente el siguiente movimiento que les asegurara una situación ventajosa a costa de miles de vidas. Aquellos soldados luchaban en nombre de una patria para la que ellos no eran nada, sólo peones en un macabro juego de ajedrez. Por desgracia, en el pasado, en el presente y, seguramente, en el futuro, los que pagan las consecuencias de los actos e intereses de los gobiernos son siempre los mismos. El pueblo obrero está atado al sufrimiento cuando las cosas van mal, y a no llevarse nada cuando van bien.

“¡Es que hacía falta mucha carne humana para satisfacer el apetito de nuestros amos!”. Esta frase, de J. Tardi en el comic, demuestra la hipocresía de los gobiernos. Aquellas personas que se vieron en las trincheras, no luchaban por proteger ni defender su patria. Lo hacían porque los que estaban en el gobierno decidieron que valía la pena que murieran para proteger sus intenciones de superioridad frente al resto. No fue su amor a la patria lo que les llevó a luchar, fueron forzados a hacerlo. Esto implica que nunca dejó de haber súbditos, sólo se nos cambió el nombre para que creyésemos que no lo éramos.

Asesinato de soldados rezagados, agotados o con intención de huir. A unos se les consideraba un estorbo y a los otros unos traidores. Pero ¿quién fue realmente el traidor? ¿El soldado que se negaba a continuar en ese infierno y dar su vida por los intereses de unos pocos? ¿O los gobiernos que decidieron que esos intereses bien valían la vida de sus gentes? Si el país lo forma el pueblo que lo habita y los gobiernos son simples representantes (que deberían mirar por el bien común), ¿cuál de ellos tiene más peso? Para mí, la respuesta es clara: ningún interés económico y ningún prestigio político valen la vida de nadie.

Porque éramos todos hijos de una patria y esa, precisamente, era nuestra desgracia.” Otra frase de J. Tardi que refleja la verdad de otro falso concepto. La nación, lejos de ser un sentimiento unificador, es una imposición de los gobiernos para manipular a las gentes. En este caso, se refleja claramente en el comic, que la nación es el propio gobierno que exige ser amado y obedecido. Poco importan los sentimientos de las tropas, que en algunos casos se sentían más unidos a los supuestos enemigos, ya que, eran personas como ellos, envueltas en una situación de la que quería escapar. Si te sientes más unido al hombre contra el que luchas que al hombre por el que luchas ¿cuál es tu nación?

También están los colonizados, que de un día para otro, les cae una nación por la fuerza y, lejos de formar parte de ella, son utilizados como escudos humanos, porque sus vidas valen menos que las del resto. Lo que sigue demostrando que la nación no es un sentimiento que proviene de uno mismo, más bien una imposición. ¿Cómo se puede forzar a alguien a tener un sentimiento de la noche a la mañana? ¿Cómo se puede tratar así a la gente y decir al mismo tiempo que son hijos de la misma patria, cuando no los tratas igual? Si anteriormente dije que los ciudadanos son súbditos con otro nombre, los colonizados son esclavos con otro nombre.

El comic refleja muy bien esas manipulaciones y falsos conceptos con la idea de controlar y manejar a la población, además del castigo por no seguir las líneas establecidas (impuestas) desde el gobierno. Y como dije al inicio, muestra una realidad que no suele aparecer en los libros de historia. Sus viñetas y diálogos son muy explícitos en cuanto al horror y al sufrimiento al que se tuvieron que enfrentar los soldados y muestra el sin sentido de tener que pasar por aquello. Pero creo que la base trata de cómo los gobiernos juegan con la vida de las personas a las que deberían proteger, cuáles son los métodos que utilizan y qué consecuencias sufre la población.

¿Alguien añade algo? Será bienvenido en los comentarios… 

Acerca de Estación claridad: vengo llegando

Abajo y a la izquierda
Esta entrada fue publicada en impensamientos. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a 169.- Puta guerra

  1. Pingback: Puta guerra | paulo6freire

  2. Fluir dijo:

    El sector financiero…. el mejor aliado y precursor de todas las guerras.
    Ver:

    http://foro.redjedievolution.com/viewtopic.php?f=70&t=1044

  3. Leo dijo:

    Socialistas alemanes y franceses complices del poder adhirieron a la guerra,
    Erik Maria Remarke plasma es su libro “Sin novedad en el frente” los mismos conceptos que el comic

  4. javier--0224 dijo:

    Es el problema del tiempo el que me permite hacer una reflexión. Dado que los tiempos son múltiples, resulta comprensible que se haga una diferenciación entre el tiempo de una determinada institución, y el de nuestra vida misma. La nación tiene una historia, y en el imaginario colectivo pareciera eterna como si siempre hubiera existido. Entonces no podemos evitar ingresar a ella y dar por supuesto que siempre ha existido la nación. Esto me remite a una auto-reflexión crítica sobre nuestra tendencia egocéntrica que dificulta la comunicación entre personas de diferentes naciones. Impide que haya una comunicación en escuchar a otra cultura, y hablamos de una tolerancia, pero sorda que no tiene en cuenta lo que dice el otro con posible aplicación a nuestro ámbito. O peor aún, rechazarle totalmente por pertenecer a una comunidad imaginaria ajena a la que se dice que pertenezco. Son unos límites de visión autoimpuestos, son creaciones de humanos, que solo el devenir del tiempo y de los sucesos puede adelgazar o aun empeorar su espesor de separación imaginaria. Separación imaginaria que en muchos casos ha llevado y puede llevar a la xenofobia, la guerra, y la perduración de conflictos sin sentido.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s