95.- Educación: es la hora de la lucha

Llevamos muchos años viendo cómo se ataca la educación pública, en general, y particularmente, o al menos es el caso que vivo de cerca, en la Comunidad de Madrid. Y, vaya por delante, creo que deberíamos entonar el “mea culpa” colectivo antes de pasar a hacer otras valoraciones. Como colectivo docente, hemos sido demasiado tibios en la reacción a las agresiones. La mayoría del profesorado se escudaba en unas u otras cosas para no movilizarse, para no secundar las huelgas, para no llegar más lejos en las exigencias. La frase que podría definir la situación era: “mientras no me toque a mí…”. Algo que, por otro lado, nos deja en un lugar bastante difícil: ¿cómo educar en la conciencia ciudadana si nosotr@s mism@s preferíamos no perder el coste de un día de huelga aunque ello supusiera perder parte de la dignidad de nuestro trabajo? ¿cómo transmitir al alumnado la conciencia crítica de luchar por los derechos cuando nosotr@s no éramos capaces de hacerlo?

Participé como interino en todas las reivindicaciones que hicimos. Conseguimos muchas cosas, que a mí nunca me beneficiaron, pues al aplicarse yo ya había aprobado la plaza. Pero me sentía bien por haber podido conseguir unos derechos que otr@s iban a disfrutar. Comentaba con mis compañeros que me sentía feliz de haber aportado, si bien a muy pequeña escala, algo. Otr@s much@s, antes, durante el otro régimen, lo habían tenido mucho más difícil para luchar por lo que ahora tenemos, y no lo dudaron, pese a lo que suponía.

Lo que he ido viendo es que se ha ido perdiendo la idea de defensa de la educación pública como tal. Los interinos no participaban en las luchas porque parece que no iba con ellos y con ellas, y su precariedad económica en muchos casos suponía otro freno más. Los definitivos no participaban en las luchas para defender los intereses de los interinos porque “a mí no me afecta eso”. ¿Es esa la mejor lógica?

Escribía el 1 de marzo un artículo muy crítico con l@s interin@s de Madrid (https://impensando.wordpress.com/2011/03/01/24-convocatoria-de-oposiciones-de-primaria-en-madrid/). Ahora, es evidente que el nuevo recorte brutal de este año les afecta fundamentalmente. Y no quiero ahora volver a atacarles, sino a todo lo contrario, a plantear que tenemos que dar la lucha, que ha llegado la hora de decir basta, de plantearnos que lo que dejemos que se nos haga será una losa que no podremos levantar ya. Tenemos que ser capaces de defendernos en lo laboral, pero también en lo ideológico, en lo que supone el modelo de sociedad que queremos.

Nos queda un duro trabajo. Tenemos que convencer a los padres y madres, al alumnado, de que trabajamos por ellos, por sus derechos, por la educación del futuro. Tenemos que convencer al resto del profesorado de que no podemos tolerar más las agresiones a la escuela pública. Tenemos que convencer a la sociedad de que nuestras reivindicaciones no sólo son justas, sino absolutamente necesarias. Tenemos que quitarnos las “etiquetas” que nos encorsetan como vagos que no hacemos nada. Tenemos que luchar por la dignidad de esta profesión maravillosa.

Es la hora de unir fuerzas. Es la hora de luchar por lo público, por lo de todas y todos, por el futuro de una sociedad no terminada de vender a los mercados. Por la educación como tal, que no genere únicamente mano de obra sumisa para la explotación laboral, sino pensamiento crítico y conciencia de participación en la sociedad en la que se vive. Y para ello nos necesitamos todos.

En 1968, en México, el alumnado movilizado perdió un curso, pero se consiguió la educación gratuita. En Chile, la rebelión de los pingüinos tiene de nuevo su continuación en una lucha estudiantil que no solo es legítima, sino que además es justa y digna. ¿Tenemos que perder un curso, alumnos, padres, profesores? Y qué más da. Sólo podemos perder tiempo o dinero, según el caso. Pero eso no sirve para nada en comparación con la dignidad de nuestro trabajo.

En septiembre nos vemos en la lucha.

Anuncios

Acerca de Estación claridad: vengo llegando

Abajo y a la izquierda
Esta entrada fue publicada en impensamientos. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a 95.- Educación: es la hora de la lucha

  1. Pingback: 99.- ¿En busca de la excelencia educativa? Agresión a la educación pública en Madrid: los datos de Fuenlabrada | Impensando

  2. Pingback: 99.- ¿En busca de la excelencia educativa? Agresión a la educación pública en Madrid: los datos de Fuenlabrada « profesorgeohistoria

  3. Pingback: 95.- Educación: es la hora de la lucha « profesorgeohistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s