96.- Patas arriba: el mundo de la escuela al revés

En 1998, Eduardo Galeano publicaba un libro titulado Patas arriba: la escuela del mundo al revés. A día de hoy, quizá deberíamos plantearnos escribir otro similar, referido a la situación de la educación en la Comunidad de Madrid y otros lugares, titulado Patas arriba: el mundo de la escuela al revés. Como en el libro de Galeano, podríamos decir que “hace 130 años, después de visitar el país de las maravillas, Alicia se metió en un espejo para descubrir el mundo al revés. Si renaciera en nuestros días, no necesitaría atravesar ningún espejo: le bastaría asomarse a la ventana”. Lo mismo le ocurriría si quisiera ver la escuela al revés. Le bastaría pasarse por un instituto público madrileño.

Muchas han sido las agresiones sufridas por el sistema educativo público desde las diversas instancias gubernamentales, central y autonómica, dejando literalmente patas arriba la Educación en nuestra comunidad. Paradójicamente, la mejora del sistema educativo está en boca de todos, pero la realidad remite a realidades diferentes a las que el lenguaje de nuestr@s dirigentes afirma. Como gran “logro”, profesoras y profesores somos desde el curso pasado autoridades públicas, lo que incide, podemos suponer, en que ahora, con ese “cargo”, haremos mejor nuestro trabajo aunque nos degraden las condiciones: ratios más altas, tensiones derivadas de la degradación de nuestro trabajo, eliminación de tutorías, escasa valoración social, recortes laborales, del sueldo… y de nuestra dignidad. El malestar que debería generar el ver cómo se degrada y denigra una profesión fundamental para cualquier sociedad debería ser generalizado, y sin embargo, no lo es. Patas arriba.

Así, debemos luchar para recuperar la educación pública, a todos los niveles. Hay que decir a la sociedad lo que somos, lo que hacemos, cuál es nuestro papel fundamental. Hay que defender los derechos conquistados. Hay que hacer que nuestra profesión, nuestro oficio, sea visto como una base social, y no como un “retiro” de vagos a los que sólo interesan los días de vacaciones.

Aparecimos el curso pasado con un agujero en el bolsillo y otro en el alma, dado que los recortes hicieron que compañeras y compañeros abandonaran los centros. Hemos visto cómo se ha incumplido la ley por no poderse hacer frente a lo que plantea, dados los recortes en el gasto educatito. Nos encontramos con los argumentos falaces de siempre en relación a dónde se debe recortar para salir de la crisis. Nos encontramos con que la realidad no corresponde a la palabra de quienes dirigen el sistema educativo. Y por ello intentamos protestar por las nuevas condiciones, que degradan la educación de nuestro alumnado, sin que, por lo visto, nuestra voz alzada sirviese para algo. Y gritamos más fuerte, y siguieron sin oírnos. Y cuando quisimos gritar aun más alto… resulta que nos quedamos sin voz, quizá por la desunión que nos impide abordar, pese a todo, planteamientos conjuntos que den solidez a aquello en lo que creemos. Patas arriba.

Y si eso fue el curso pasado, este año los recortes, la degradación, el ataque, se agudizan. Ya no hay tapujos para lo que se pretende en relación a la escuela pública. Y ahora sí es inevitable. Ya no podemos esperar más. De esta lucha dependerá en gran medida nuestro futuro, en todos los sentidos.

Queda mucho por andar, pero podemos eliminar oscuridades y abrir nuevos caminos iluminados. Para ello, debemos unir nuestra luz, demasiado dispersa.

Gritemos, desde nuestra digna rabia, contra la agresión. Gritemos, desde nuestra voz limitada, por una escuela pública mejor. Gritemos para que la educación deje de estar patas arriba. Pero, eso sí, no nos conformemos con gritar. Ya sabemos que no nos quieren oír. La lucha tiene que empezar.  

Anuncios

Acerca de Estación claridad: vengo llegando

Abajo y a la izquierda
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a 96.- Patas arriba: el mundo de la escuela al revés

  1. Pingback: 99.- ¿En busca de la excelencia educativa? Agresión a la educación pública en Madrid: los datos de Fuenlabrada | Impensando

  2. Pingback: 99.- ¿En busca de la excelencia educativa? Agresión a la educación pública en Madrid: los datos de Fuenlabrada « profesorgeohistoria

  3. Azucena dijo:

    Reescribo en este blog unas palabras que hallé impresas en los muros de una comunidad de México como tributo a la historia del movimiento magisterial.

    “Después de tantos años el maestro y la maestra son la base que sostiene el aprendizaje de los futuros hombres y mujeres, que en el presente son los niños y las niñas. Su reconocimiento como guías en la sociedad es resultado de una lucha histórica. Junto con las comunidades han contribuido a la construcción de una educación que libere al hombre y a la mujer de las condiciones de pobreza y explotación.
    En el pasado los maestros y ls maestras han buscado que las condiciones de vida se modifiquen a favor de sus comunidades. Han luchado por la igualdad de oportunidades entre hombre y mujer. Por un techo digno, por servicios de salud accesibles para la población. Por un empleo que haga posible una calidad mejor en sus vidas.
    Sus demandas siempre seguirán vigentes. Son parte de una verdadera lección a la humanidad: la emancipación del ser humano, la búsqueda por la libertad y la construcción de una sociedad mejor.
    El día del maestro y la mestra es importante, así como decía Paulo Freire en su libro de la pedagogía del oprimido: el surgimiento de un ser humano nuevo, no ya opresor, no ya oprimido, sino ser humano liberándose.”

    “Al maestro y la maestra.
    Los días como guías,
    las noches como reflexiones,
    un libro abierto,
    una esperanza verdadera.
    Ella y Él caminando,
    Ella y Él buscando los senderos,
    senderos nuevos para hombres
    y mujeres nuevos.
    Días y noches,
    ayeres, ahoras y mañanas,
    una sonrisa,
    una vida para los pies que vienen,
    en los caminos por la libertad
    y la justicia.”

    “Creen los mayas que al principio de la historia, cuando los dioses nos dieron nacimiento, nosotros los humanos éramos capaces de ver más allá del horizonte.
    Entonces estábamos recién fundados y los dioses nos arrojaron polvo a los ojos para que no fuéraos tan poderosos.
    A los maestroetike, que nos muestran el horizonte del nuevo…YA SE MIRA….”

  4. Azucena dijo:

    Reescribo en este blog unas palabras que hallé impresas en los muros de una comunidad de México como tributo a la historia del movimiento magisterial.

    “Después de tantos años el maestro y la maestra son la base que sostiene el aprendizaje de los futuros hombres y mujeres, que en el presente son los niños y las niñas. Su reconocimiento como guías en la sociedad es resultado de una lucha histórica. Junto con las comunidades han contribuido a la construcción de una educación que libere al hombre y a la mujer de las condiciones de pobreza y explotación.
    En el pasado los maestros y ls maestras han buscado que las condiciones de vida se modifiquen a favor de sus comunidades. Han luchado por la igualdad de oportunidades entre hombre y mujer. Por un techo digno, por servicios de salud accesibles para la población. Por un empleo que haga posible una calidad mejor en sus vidas.
    Sus demandas siempre seguirán vigentes. Son parte de una verdadera lección a la humanidad: la emancipación del ser humano, la búsqueda por la libertad y la construcción de una sociedad mejor.
    El día del maestro y la mestra es importante, así como decía Paulo Freire en su libro de la pedagogía del oprimido: el surgimiento de un ser humano nuevo, no ya opresor, no ya oprimido, sino ser humano liberándose.”

    “Al maestro y la maestra.
    Los días como guías,
    las noches como reflexiones,
    un libro abierto,
    una esperanza verdadera.
    Ella y Él caminando,
    Ella y Él buscando los senderos,
    senderos nuevos para hombres
    y mujeres nuevos.
    Días y noches,
    ayeres, ahoras y mañanas,
    una sonrisa,
    una vida para los pies que vienen,
    en los caminos por la libertad
    y la justicia.”

    “Creen los mayas que al principio de la historia, cuando los dioses nos dieron nacimiento, nosotros los humanos éramos capaces de ver más allá del horizonte.
    Entonces estábamos recién fundados y los dioses nos arrojaron polvo a los ojos para que no fuéramos tan poderosos.
    A los maestroetike, que nos muestran el horizonte de nuevo…YA SE MIRA….”
    Gracias a los maestros y maestras, profesores y profesoras.
    Y espero seguir impensando contigo.

  5. Gracias, Azucena. No sé quien eres, pero intentaré buscarte en facebook. Me ha encantado lo que me has puesto. A partir de ahora, cuando pongas algún comentario, ya te entrará directamente, sin necesidad de que yo lo apruebe, así que no te cortes y sigue escribiendo, please.

  6. Y seguiré con el blog, seguro, aunque no puedo decirte si será dentro de unos días o quién sabe cuándo. Pero volveré…

  7. Azucena dijo:

    Puedes quitar la primera entrada, la última es la completa.
    Me encantará seguir asomándome al cuadro de tus justas denuncias, y cruzar esta puerta a la esperanza activa de caminos y senderos nuevos, aunque bien trillados por infinitos pasos que nos alientan. Gracias, compañero, por tu defensa de la escuela pública.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s