101.- Utopías

Se preguntaba Eduardo Galeano para qué servía la utopía: “avanza dos pasos cuando yo avanzo dos pasos; doy un paso más y ella se aleja un paso; doy tres pasos y ella da otros tres. ¿Para qué sirve la utopía? Para eso sirve, para ir caminando”. Soy consciente de que Galeano lo dice más bonito, pero el fondo es ese, y la idea de camino es un referente a retomar. Voy a recoger la voz de un periodista, Ramón Lobo, en un texto titulado ¿Son aún posibles las utopías?. recogido en las actas del ciclo de conferencias Preguntas para un nuevo siglo, celebradas en La Casa Encendida en 2006, y editadas por Le Monde Diplomatique. Comienza diciendo que “en el mundo en que vivimos, en que se proclama el final de las ideologías [remite a Daniel Bell], existe un riesgo mayor: que se renuncie a los sueños colectivos, que se acepte que las utopías son un asunto del pasado”. En cuanto a lo que va a tratar, nos dice que “me planteo una serie de utopías, seis, y una pequeña utopía de epílogo (…) pero antes de ir a las propuestas, quería recordar otra clave (…): el descubrimiento del Otro”.

Introduce así al “otro”, del que podemos tratar de escondernos, entrar en contacto con él, o llegar contra él a la guerra, “que es un poco la consecuencia del miedo al Otro. Nosotros vivimos en una sociedad en la que SE NOS EDUCA, si nos fijamos, en ese miedo al Otro. Tenemos miedo al inmigrante, tenemos miedo a las personas que tienen un color distinto al nuestro, tenemos miedo a las personas que tienen otra religión (como en mi caso, que tenga una sola religión ya me da miedo), incluso entre ellos se tienen miedo. Tenemos miedo, pues, a las mujeres (…). Es ver al Otro como un problema. La Historia de la humanidad está repleta de intentos de aniquilamiento del Otro. PERO SE NOS OLVIDA ALGO MUY IMPORTANTE: PARA EL OTRO, NOSOTROS SOMOS EL OTRO, y de esta forma vamos hacia la mutua destrucción”.

Sí, ya sé que he dicho que iba a hablar de las utopías, pero me ha sido imposible sustraerme a este introito necesario para poder comprenderlas. Os remito al artículo completo, y sólo sintetizo las ideas básicas del autor, al que únicamente aporto lo que va entre corchetes:

– “La primera utopía que yo propongo es un mundo sin guerras. Sé que es una utopía estúpida… [Yo, por mi parte, sí propongo una guerra. Y, como no podía ser menos, y hoy aún más, me apropio de las palabras del sup: ‘Esta guerra iniciada el primero de enero de 1994 fue y es una guerra para hacernos escuchar, una guerra por la palabra, una guerra en contra del olvido, una guerra por la memoria. Nuestra guerra fue y es para que la memoria recupere su lugar en la historia, no habrá paz mientras el olvido siga siendo el único futuro; nuestra guerra fue y es para que la dignidad sea respetada por todos los que son y no habrá paz mientras el desprecio al diferente siga siendo la única relación posible. Nuestra guerra fue y es para que la verdad de los distintos sea escuchada y entendida, para que todos los mundos tengan su lugar en el mundo y no habrá paz mientras la mentira sea la única palabra para la que hay oídos, y la intolerancia y el cinismo las banderas únicas’]

La segunda utopía que quiero proponer es un mundo sin fronteras. Si el Otro fue el mayor descubrimiento, creo que el mayor error, la gran equivocación de la raza humana fue trazar las fronteras y decidir que aquí hay una raya que no se ve, que impide al Otro pasar de un lado (…) Lo único que me gusta de las fronteras es cuando no hay guerras y son zonas de intercambio (…) Son zonas de comercio, de intercambio de ideas, en donde la mayoría de las personas que viven en esas fronteras donde no hay guerra es gente que está más abierta que los que viven lejos de ella

– Otra utopía, la tercera, sería un mundo sin inmigrantes, sobre todo inmigrantes sin papeles. No sé por qué ahora hemos decidido que esta gente no tiene derecho a emigrar (…) Ahora podemos discutir si lo que tenemos que hacer es política de seguridad o tenemos que hacer política de encuentro [por cierto, habla de sin papeles, pero no aborda la etiqueta de “ilegal”: ¿cómo un ser humano puede ser ilegal? ¿en qué artículo de la DUDH pone algo así?]

La cuarta utopía sería una democracia de los ciudadanos. (…) Los que tenemos una responsabilidad, los ciudadanos, debemos ser mucho más activos en la exigencia de un papel en esto que es la democracia [por cierto, otro día podríamos cuestionar qué es la democracia. Creo que los ciudadanos que no ejercen esa ciudadanía en una democracia son, de alguna forma, responsables de todo lo que está pasando ]

La quinta utopía que propongo es un periodismo más independiente, más atrevido [falta nos hacen verdaderos medios de comunicación, y no de transmisión del pensamiento único y sus corolarios]

La sexta utopía que propongo es una utopía tonta. Me gustaría un mundo sin eufemismos, me gustaría que las cosas se llamasen como las cosas que se tienen que llamar. No me gusta el mundo en el que a las guerras se les llama extender la democracia y la libertad; no me gusta un mundo en el que se llaman víctimas colaterales a los muertos; no me gusta un mundo que llama leyes del mercado a lo que es pura especulación y, sobre todo, no me gusta un mundo en el que cada vez que oigo el telediario me dice que el petróleo subió por culpa de los pobres nigerianos [Ramón Lobo es periodista, creo que aún en El País, y ha sido enviado múltiples ocasiones como enviado especial a zonas en conflicto, con lo que la 5ª y 6ª utopías creo que las domina]

– Y el epílogo de utopías [la 7ª, a nuestros efectos] es por una NUEVA EDUCACIÓN. Yo quiero una nueva educación, no para mis hijos, que nos los tengo, sino para los hijos de los que los tengan. Una educación que esté basada en eso: en ver al Otro como una aventura, como una fiesta, como una oportunidad, y nunca como un problema”.

Anuncios

Acerca de Estación claridad: vengo llegando

Abajo y a la izquierda
Esta entrada fue publicada en impensamientos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s