235.- Valle Inclán: resurrección y desresurrección

Dicen que Valle Inclán resucitó, y claro, apareció en esta España rajoyana. Dicen también que flipó tanto que se fue al registro y borró su autoría sobre el esperpento, por falta de calidad en relación de lo que él había escrito a lo que la realidad le mostraba. Según Valle, “el esperpento se basa en la deformación sistemática de la realidad. ¡Y no puedo competir contra lo que se está generando aquí ahora!”.
Dicen también que empezó a ver frases que superaban cualquier indicio del esperpento que el escribió, y quedó maravillado con aquélla de Rajoy que decía: “todo lo que se refiere a mí y a los compañeros del partido no es cierto, salvo alguna cosa que han publicado los medios“; con aquélla otra de Cospedal en la que decía: “como se pactó una indemnización en diferido en forma efectivamente de simulación o de lo que hubiera sido en diferido, en partes de lo que antes era una retribución, tenía que tener la retención a la Seguridad Social“; con la de Carlos Floriano sobre Fraga, en la que afirmaba que “Manuel Fraga actuó siempre guiado por dos principios: el amor a España y el entendimiento de la política como un servicio público“; con Beatriz Escudero vinculando la mayor tasa de aborto con la falta de formación; con Fátima Báñez hablando de que la virgen del Rocío ayudará al gobierno a mejorar la situación económica; a Sigfrid Soria que twitteaba que “eso sí, como un perroflauta me acose por la calle, me intimide o agreda, la ostia (sic) que se lleva ni se la va a creer“… por no hablar de las incitaciones ciliciales de Arias Cañete, la vinculación entre el aborto y ETA de Jorge Fernández Díaz… y otra multitud de declaraciones semejantes.

Y eso eran declaraciones, que culminaban con Rajoy dirigiéndose al presidente del Congreso llamándole “presidente del Gobierno”. Pero Valle quería más, y miró la realidad. Solo en los dos o tres últimos días encontró varias cosas que le sorprendieron:
– tertulianos diciendo gilipolleces una detrás de otra
– telediarios públicos llamando a los parados a rezar para calmarse
– la noticia de que a un joven le quitan una prótesis de rodilla porque no puede pagarla
– muere un inmigrante senegalés por falta de atención médica
– Ara Malikian no puede obtener la nacionalidad española después de 15 años en España
– se ataca la educación, la sanidad, la dependencia… públicas
– …

Y a la vista de todo ello, Valle Inclán decidió desresucitar y volverse a la tranquilidad de su tumba. La España de Rajoy era demasiado esperpéntica para él.

Anuncios

Acerca de Estación claridad: vengo llegando

Abajo y a la izquierda
Esta entrada fue publicada en impensamientos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a 235.- Valle Inclán: resurrección y desresurrección

  1. RGAlmazán dijo:

    Sin duda, así ocurriría si resucitara.

    Salud y República

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s