Entra, la puerta está abierta…

Un blog es algo dinámico, algo que se nutre de todos los aportes. Si visitas estas páginas, puedes aportar tus comentarios y tus valoraciones (tanto si son positivas como negativas) de lo que lees. Sólo así podrá avanzar. De lo contrario, no deja de ser un monólogo escrito para uno mismo, por más que esté abierto a una ventana a la que cualquiera puede asomarse… Impiensa conmigo, ayuda a hacer de estas páginas algo mejor, algo que permita avanzar, juntos, en el conocimiento, en el debate, en la discusión abierta… en hacer camino para mejorar. Gracias.

Anuncios

8 respuestas a Entra, la puerta está abierta…

  1. Lo que me pasa contigo, es lo mismo que me pasa, quizás, con el resto de la sociedad pero en diferente grado. Es decir solo hay un caso. Procuro una comunicación fluida, un acercamiento progresivo; me resulta sistemáticamente imposible.
    Parto, o partía, del silogismo hacia el raciocinio, ya que para mí: la Verdad es Belleza y la Belleza es crueldad, por exclusión. Omitiré especificación ya que cada uno cree, percibe y procesa en abstracto. Especificar pues, es tiempo perdido.

    Lo que me pasa contigo es por Amor a esa Verdad, por Amor. Por cambiar el silogismo, la Honestidad, contigo y conmigo mismo, conlleva la crueldad de reconocernos, sin maldad, todo el daño que hemos permitido. Por negarnos entre nosotros la Verdad muere la Belleza que pudimos haber visto. Y perdóname si insisto, pero es cruel, pues la Verdad es Belleza y la Belleza hecha conducta Honestidad.

    Ser honesto no es fácil ya que el valor se diluye en el tiempo. Si se dificulta la comunicación se dificulta el ser coherente con el resto de la gente, contigo y conmigo. Y es algo que suelo tener presente, Nietzsche lo expresaba muy bien diciendo que hasta el más valiente no lo es lo suficiente como para enfrentarse siempre con lo que realmente sabe. (O debe hacer saber)

    Escribo estas líneas a modo de prueba tangible, por si algún día se me acusa culpable de entorpecer la comunicación, la retroalimentación de información de la que tanto bello nace. Cada Principio hermano de cada Verdad, cada Bello rostro de lo nuevo aprendido, incorporado, en el mejor de los sentidos, al bien que te estoy negando, que a tí te niegan y de la crueldad que en ello subyace.

  2. miguel angel dijo:

    es amarga la verdad,quiero echarla de mi boca….

  3. Azucena dijo:

    Cruzo estas puertas para abordar el interesante tema del OTRO que mencionas en tu entrada de Utopías pero en relación a la dominación. Quiero compartir un textito que escribí sobre esto. Vendría a abordar la construcción de la identidad desde el temor y la ceguera. El papel de la educación vendría a ser recuperar la visión. Ahí lo lanzo…

    Ya el mito platónico de Prometeo muestra que nuestra propia naturaleza biológica nos ha constituido como seres abiertos, inconclusos, lejos de toda determinación que nos fije y atenace en nuestro modo de ser y comportarnos. La reflexión de grandes autores del siglo XX se dirige a esta ausencia de naturaleza que nos instala en la cultura, en la historia y que en la misma medida en que nos hace proyecto, incesante tarea de nosotros mismos, nos arroja inexorablemente a nuestro tiempo y circunstancias. Este hiato abierto que sería el ser humano, como posibilidad abierta y contextualizada, remite al problema mismo de la libertad: nuestra grandeza y nuestra más profunda miseria. Seres con vocación y capacidad de sobrepasar su contexto y susceptibles de perderse en sus mareas y tempestades, a falta de un rumbo o puerto preestablecido mediante el que estructurar el incesante asalto de múltiples apelaciones. Nuestra época refleja nítidamente la posibilidad del naufragio. Estamos en crisis.

    Y es precisamente en un periodo como éste, en el que abunda el individualismo más exacerbado como tabla de salvación, como refugio y salida frente al caos, cuando pienso en el papel de la educación.

    Vivimos en una sociedad que ha entronado como meta la realización y salvación individual, la libertad concebida como esfuerzo de satisfacción de las propias necesidades para que este impulso genere, espontáneamente, al modo hegeliano, el bienestar del todo. La dinámica del mercado expresa la concreción de esta meta, en la que los intereses individuales en pugna sirven a una finalidad superior siempre invisible. La dominación económica, la instrumentalización de la población convertida en un medio para el desarrollo de las imperiosas e interminables exigencias del mecanismo del mercado, se declara no sólo en la organización de la producción en relación con ciertos sectores de población, o en la consideración de precariedad y abuso de ciertas condiciones laborales, sino en la masiva expulsión de la actividad productiva y en los traslados, que hacen de la migración forzosa y el desarraigo continuo un modo de estar.

    La dominación que se refiere al debido acatamiento de ideas o hábitos pre-establecidos por parte de una institución -sea ésta la que sea-, que han de ser necesariamente asumidas por el otro sin posibilidad de crítica y discusión racional, constituye otra faceta dentro del espectro (fantasma y gama) de la instrumentalización.

    El mecanismo de la dominación es siempre el negador aniquilamiento de un otro; nos presenta alejado al prójimo, desterrado de toda consideración de semejante con el que se comparte una íntima vinculación; sólo esa distancia objetivante y aniquiladora nos permite ponerlo al servicio de los intereses generales del mercado, del estado o nación, de la tradición o creencias familiares, de la estructura religiosa, del partido o de la ciega dinámica colectiva imperante en un grupo o sociedad.

    Una oculta búsqueda de identidad, dada nuestra esencial precariedad, se expresa en ambos polos de la relación de dominación. Los que instrumentalizan a un otro, se hacen víctimas de una ilusoria sensación de poder; instalados en la seguridad de una posición susceptible de hacer del otro un medio, hacen de ese anclaje en el mundo el rumbo y antídoto frente a la angustia de la posibilidad abierta, indefinida, que somos. Atrincherados en la rígida fortaleza de su posición (que no es más que débil amarre en cuanto requerida de continua defensa), creen hacer de su libertad ejercicio, delimitándose desde la extrañeza del otro, que se vuelve vagamente sospechoso, cuando no un declarado enemigo. Abandonar sus posiciones se traduce en la pérdida de sí. Pero este aferrarse desde la radical miopía propia del que ocupa una situación de poder, que deja de ver a los otros como a sí mismo, constituye la más flagrante pérdida de lo que somos, el olvido de que sólo la interacción con los otros nos hace ser (ya ontológica, ya humana, ya económicamente). Acurrucados en la cómoda sensación afirmante, junto a aquellos que comparten la exclusividad de la mirada propia, intentarían apartar, obviar, el dolor de haber perdido el anclaje en el mundo en igualdad con los demás.

    Por lo que respecta al ser humano cosificado, hecho instrumento, adquiere en cierto modo la seguridad del camino trazado que le permite al menos alguna configuración: es lo que le dejan o le permiten ser. Atosigado de incredulidad y miedo, adquiere su puesto en la desesperanza, desde donde atiende a la invitación de complicidad para complacerse en su rol. Desde los mecanismos propios del proceso de enculturación recibe la más paradójica solicitud: dejarse llevar, adentrarse más y más en la condición de ser-instrumento impuesta, para poder superar dicha condición y llegar a ser. Promesa de realización que se concibe como el peculiar deslizamiento que le permitiría colocarse en el polo opuesto, esto es, abrir la posibilidad de llegar a ocupar la situación de poder para alterar la relación existente, que en el fondo permanece inalterada. Su peculiar miopía consiste en no entender el sistema que le conforma (en el doble sentido en que le configura y le acomoda, a pesar de las resistencias o esporádica rebeldía), ni vislumbrar su capacidad de empoderamiento como potencia del cambio para transformar la relación misma.

    Ambas son miradas presas, borrosas por la ceguera de la dominación que apremia a encontrar nuestro lugar y reposo en el mundo mediante el dinamismo de la escisión opresora.

    En los márgenes se situarían aquellos que se resisten a entrar en los parámetros impuestos; se posicionan en el continuo conflicto con lo existente y en el perpetuo desconcierto, a falta siquiera de sí. Su peculiar identificación de errantes consiste en al menos permanecer en el fragor de tal contienda, preferible a concluir en el abismo de uno de sus polos y acabar descansando en el cotidiano manto de lo que hay. Su frustración se ve canalizada en gran medida mediante una nueva forma de evasión que se expresa en la desmotivación y la desidia. Seres errantes en perpetua confrontación que se tornarían miopes en la mera exaltación de la rabia, obviando trazar el mapa que les conduzca al calor del hogar, de la patria, que es la relación constituyente, pero apartada de la dominación -alejada de todo abuso aniquilante y del aplastante avasallamiento, y de todo sometimiento que invite a la impotencia, a la definitiva renuncia o a la cómoda claudicación-.

    Pensar en la educación vendría a ser recuperar la perspectiva, que en su sentido etimológico nos sugiere mirar intensamente. Pero no desde aquella insistencia obsesiva que agota y debilita nuestra distorsionada mirada sino para sanar, despertar, liberar nuestra visión con la comprensión de lo observado. Esta nueva mirada se detiene en las escisiones aniquilantes para llevarlas a conclusión, procura clausurar la dialéctica de la dominación antes esbozada; escrutina en la misma medida todo intento de con-fundir, de hacer unidades indistintas e indiferenciadas para des-tapar y des-cubrir su modo peculiar de engaño, el falso poder de la uni-formidad como disolvente de toda diversidad.

    Este campo de posibilidades contextualizadas que somos nos constituye como seres políticos, entretejidos por lo dado y con capacidad de tejer las relaciones que han de perfilarnos. Quizás la tarea de la educación sea recuperar nuestra visión y abrir la posibilidad del camino que enhebra auténticas relaciones de equidad y justicia con los demás. Vasto sueño. Vasto tapiz en el que nos ponemos, y ponemos todo, en nuestras manos.

  4. Carlos Gil dijo:

    ¿Impensable? No sé cómo pero he llegado hasta tus blogs, después de tanto tiempo sin encontrarnos por los pasillos de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología o en el mostrador de alguna de las bibliotecas que transitas. ¡Qué bueno encontrarte de nuevo, en tu vergel de utopías!

  5. Me ha encantado el sitio, pero más el como lo dices o debería decir el como escribes. Yo no llego a tanto pero hago mis pinitos. Espero seguir leyéndote por largo tiempo… saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s